Inicio / TECNOLOGIA / A distancia: controlan desde sus casas a un robot que trabaja en el laboratorio

A distancia: controlan desde sus casas a un robot que trabaja en el laboratorio

En la Universidad de Liverpool desarrollaron un brazo robótico que les permite trabajar en forma remota. “Podría hacer que el descubrimiento científico sea mil veces más rápido”, dice uno de los expertos involucrados en la iniciativa.

¿Los robots se convertirán en un estándar dentro de los laboratorios químicos?

“Puedo realizar experimentos desde mi casa”, dice Benjamin Burger, uno de los científicos de la Universidad de Liverpool, en el Reino Unido, que durante la pandemia aprovecha las bondades de un robot que, a diferencia de los especialistas humanos, sigue trabajando cada día en el laboratorio.

Se trata de un brazo robótico que fue presentado a mediados del año pasado y cuyo desarrollo demoró cerca de tres años. Su costo supera los 100.000 euros, tiene el tamaño aproximado de una persona y se mueve sobre una plataforma, trabajando en forma autónoma y programada.

En ese momento, realiza pruebas para dar con un catalizador capaz de acelerar la reacción que ocurre dentro de las células fotovoltaicas. No obstante, su destino no se agota en esa tarea. Tal como explica a BBC el profesor Andy Cooper, responsable de la iniciativa, el autómata podría ser empleado para diferentes investigaciones y propósitos en el laboratorio.

“El Covid, el cambio climático. Hay muchos problemas que realmente necesitan cooperación (…) Podríamos tener robots como éste en todo el mundo, conectados por un ‘cerebro centralizado’ que podría estar en cualquier sitio. Todavía no lo hemos hecho. Este es el primer ejemplo, pero eso es absolutamente lo que nos gustaría hacer”, señala Cooper.

Además de ser inmune a los contagios (y por eso postularse como una solución para el trabajo remoto en el ámbito científico en esta instancia crítica), el autómata ofrece un rendimiento excepcional. De acuerdo a los involucrados en el proyecto, es capaz de investigar unas 1.000 formulaciones de un catalizador en una semana, equivalente a lo que un estudiante de doctorado lograría en el lapso de cuatro años.

“Podría hacer que el descubrimiento científico sea mil veces más rápido”, dice Burger al respecto. En ese sentido, esta implementación no sólo se presenta como una solución para trabajar a distancia en tiempos de distanciamiento social. Según explican, su cooperación “libera tiempo a los científicos para que se centren en innovación y nuevas soluciones”.

Podríamos tener robots como éste en todo el mundo, conectados por un ‘cerebro centralizado’ que podría estar en cualquier sitio”, augura uno de los investigadores involucrados en el proyecto.
Por otra parte, los científicos aseguran que una vez puesto en funcionamiento, cualquier técnico de laboratorio puede aprender a controlarlo en pocas semanas de instrucción. Además, el robot aprende de su propio trabajo para refinar sus experimentos.

Como es usual –y el caso en Liverpool no es la excepción- los robots nos superan en algunos aspectos: no se aburren, no se cansan, no necesitan vacaciones y trabajan las 24 horas, tal como bromeó Burger. Además, en este ámbito puede realizar experimentos riesgosos sin comprometer la salud de las personas.

En este punto emerge la pregunta clásica: ¿los robots nos desplazarán?, ¿en este caso lo harán con las mujeres y hombres de la ciencia? “Absolutamente no. La ciencia siempre necesitará personas”, dijo al respecto Deirdre Black, jefa de investigación e innovación de la Royal Society of Chemistry, una sociedad británica abocada al ámbito científico.

Compruebe también

Virgin Galactic anunció un avión supersónico que podría llegar de Argentina a Europa en 4 horas

La nave viajará a 3700 kilómetros por hora. Tendría una capacidad limitada de entre 9 …

China acusó a EEUU de “intimidación” por la venta forzada de TikTok

Las autoridades de ese país declararon que no aceptarán el “robo” de la empresa tecnológica. …

Dejanos tu comentario